Skip navigation


nirvana_in_utero_album_cover

Nirvana, la banda escencial del rock alternativo de los ’90 logró a partir del éxito de su clásico Nevermind de 1991, la exposición masiva de un sonido que venía funcionando desde mediados de los ochenta, y a la vez, de un montón de bandas, algunas más inspiradas que otras, que pertenecían a estas corrientes.

De la misma manera que el público empezó a interesarse por bandas que formaron el sonido de nirvana como The Pixies, Fang o Mudhoney, el éxito de los de Cobain permitió que salgan a la luz bandas que se colgaban de la comercialización de este nuevo sonido como Candlebox, Seven Mary Three, y etcéteras genéricos. En un intento desesperado por diferenciarse, y acusar a la comercialización del rock alternativo del cuál los medios nombraban a Nirvana la punta de lanza, la banda elige volver su sonido más abrasivo, complejizar sus composiciones, e ir dejando paulatinamente el costado más punk de la banda para experimentar con algo de noise, al estilo Sonic Youth, sus compañeros de gira en 1991. El resultado de este esfuerzo se titula In Utero.

In Utero arranca inspirado con “Serve the Servants”, y la guitarra haciendo riffs llenos de acóples, tendencia que se mantiene en todo el disco (sonando increíble, gracias a la magia de Albini, el ingeniero de grabación). La banda está llena de energía, y la batería de Grohl se encuentra bien al frente. Ejemplo por excelencia de esto es “scentless apprentice”, el único track firmado por los tres integrantes de la banda, con su ya clásico beat imitado hasta el hartazgo por cualquier baterista amateur. El tercer track del disco, “heart-shaped box”, es una de las composiciónes más complejas de Cobain, y a la vez, de las más melódicas. Uno de los primeros intentos de usar afinaciones alternativas para la banda. Si el disco hubiera mantenido este nivel durante los otros 9 tracks, posiblemente se hubiera tratado de uno de los mejores albumes de la historia.

Justo cuando Nirvana parece estar despachando el mejor album de su carrera, con tracks invencibles, de repente llega el cuarto track, “rape me”. El patrón rítmico le sonará conocido a cualquiera con un oído, es sólo nirvana tratando de parecerse a nirvana. La banda parece volver a su forma con “Frances Farmer…” sólo para volver a tropezar con “dumb”, una baladita bastante insulsa, cuyo mayor atractivo es el uso de un cello para acompañar. El disco continúa con “Very Ape”, según las leyendas, basada en el riff de “Kanishka” de los brujos. Interesante para la anecdota, pero no es mucho más que una canción rockerita.

Tras este débil tercio de disco, la banda espabila para despacharse con las que quizás sean las mejores composiciones de su carrera, dando una muestra de qué es lo que hacía a nirvana tan especial, esa furia totalmente creíble y natural contrapuesta con un sentido de la melodía afiladísimo, cortesía de la voz rasposa de Cobain. “Milk it” es la composición más compleja del catálogo de la banda, con sus riffs furiosos, y su calma diabólica. “Pennyroyal tea”, el track siguiente, quizás desentone un poco por tener esa vibra a “Nevermind”, pero no por eso deja de ser una gran canción, con un coro increíblemente potente.

A continuación suena “Radio Friendly Unit Shifter”, posiblemente el mejor track del disco, con experimentos de noise, capas de feedback, críticas a los medios que los convirtieron en super-estrellas, sarcásmo, y una de las mejores explosiones de todos los tiempos. Absolutamente brillante. Para el final, tras el punk efectista de “Tourette’s”, la banda dispara con otra balada, esta vez mucho más inspirada, “No Apologies”. La versión de la canción en el disco no es mala, pero tras escucharla en el disco unplugged, simplemente suena insulsa. Sin embargo, la melodía, el riff y la voz de Cobain son invencibles.

En conclusión, In Utero es el disco de Nirvana donde la banda suena más inspirada, creativa e innovadora. Este es el disco que los confirma y vuelve merecedores de todas las cosas buenas que se han dicho de ellos. Sin embargo, por un par de torpezas y malas elecciones de canciones (algunos b-sides, rarezas e inéditas eran mucho mejor opción, especialmente “Sappy” u “Old Age”), el disco tiene un flow torpe, que no termina de funcionar del todo, especialmente al medio. Salvo estos errores, la grandeza de las canciones está ahí, y el delivery de la banda es excelente. Quizás no sean los salvadores del rock que la prensa asume, pero si son una banda capaz de canciones brillantes, y una gran personalidad. Hubiera sido interesante un disco más para evaluar si se trató de una genialidad real o una cuestión de suerte.

Link de descarga: Mediafire
Rating total: 8.4/10

-Federico Lo Giudice

2 Comments

  1. Muy lindo todo, pero decir que Dumb es insulsa?
    Coincido con el resto, pero Dumb es magistral a mi entender

  2. Gracias por el comentario, Juan. Lo que vos remarcás es sólo la opinión del escritor, que no es la definitiva sobre la cuestión ni mucho menos. Pero por eso salen las notas con nombre y apellido. ¡Saludos!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: