Skip navigation


Murder Ballads CoverEl álbum asume proporciones extraordinarias no sólo dentro del género musical, sino también dentro del narrativo, siendo que cada canción una puerta de acceso a la mente retorcida de diferentes asesinos que cuentan sus historias con una altivez proporcional a sus perversiones.

“Song Of Joy”, es tanto un juego de palabras del título como lo es la propia canción, en la que Cave con gran domino del suspenso, da uso a la oscura tonalidad de su voz para relatar la historia de la trágica muerte de su esposa Joy e hijas en manos de un psicópata que viaja de pueblo en pueblo buscando un lugar donde dormir.

El segundo tema “Stagger Lee”, es digno de un soundtrack de Tarantino. El ritmo lento en conjunción con los sonidos punzantes y los gritos distorsionados cercanos al final de la pieza,  crean un clima intenso de sensualidad que remite a un bar de mala fama en algún pueblo perdido.

A partir de “Henry Lee”, una bella balada que cuenta con la colaboración vocal de PJ Harvey, se advierte un cambio en la temática de las canciones que apunta al costado romántico del crimen. También bajo esta categoría entran “Lovely Creature”, completamente olvidable y “Where The Wild Roses Grow” que se presenta  como el tema emblemático del álbum, siendo destacable el cuidado de los detalles musicales y la impecable interpretación de Kylie Minogue quien demuestra salir airosa frente a la situación de hallarse fuera de su elemento pop.

De aquí en adelante, desafortunadamente, el álbum cae en la monotonía de sonidos, destruyendo casi por completo el climax creado por las canciones anteriores. Tanto “The Curse of Millhaven” como “The Kindness Of Strangers” y “Crow Jane” parecen un intento fallido de imitación de sus predecesoras.

Por suerte, no todo está perdido y frente a la simplicidad compositiva de los temas anteriores, “O’Malleys Bar” se muestra  fiel al espíritu sádico de las Baladas Asesinas  y relata un episodio que tiene por protagonista al que probablemente sea el asesino más interesante hasta ahora. Un personaje que guarda un perturbarte parecido físico con el mismísimo Nick Cave, se expresa con la elegancia de un poeta y experimenta una erección al dirigirse a su público y futuras  víctimas en el Bar de O’Malley.

El álbum concluye con un cover del tema de Bob Dylan “Death Is Not The End”, el cual nos brinda una fría despedida de parte de Cave y sus amigos, siendo éste el tipo de canción perfecta para pasar junto con los créditos al final de una película particularmente violenta.

En suma, si bien Murder Ballads es disparejo en tanto respecta a la calidad de sus temas, resulta innegable su audacia compositiva y tanto las interpretaciones de Cave como las destacadas colaboraciones de otros músicos se perfilan como los elementos fundamentales del álbum. El cual es, sin duda, un deleite musical para consentir al sociópata que todos llevamos dentro.

Link de descarga: Mediafire

Rating Total: 8/10

-Miranda Earkmant

3 Comments

  1. creo que te equivocas al clasificar “curse of milhaven” como un intento falido de imitación los temas anteriormente citados, cuando a nivel vocal y narrativo resulta ser, tal vez, uno de los temas más grandes del disco.

  2. Soy el de antes

  3. sin ánimo de ofender, eh?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: