Skip navigation


Them Crooked Vultures es el nombre del más reciente proyecto de algunos de los nombres más importantes del rock. Lease, Josh Homme (Kyuss, Queens Of The Stone Age) en guitarra y voces, John Paul Jones (Led Zeppelin) en bajo y teclados, y Dave Grohl (Nirvana, Foo Fighters y una laaaaarga lista) en batería. Es la clásica idea del supergrupo de rock, intentado antes por la gente de Velvet Revolver, Audioslave, y mil grupos de los ’70 (mención especial para Humble Pie), pareciendo estar impulsada más que nada por las ganas de Grohl de tocar con su bajista preferido (numerosas entrevistas hablan de cómo idoliza Grohl a los Zeppelin) y Josh Homme, con quien ya había colaborado en Songs For The Deaf.

Lo que se esperaba del album, básicamente, eran guitarras, bajos y baterías potentes. Desgraciadamente, estos no están presente, y lo que se obteniene a cambio es una colección de canciones que suenan a b-sides de todas las bandas que se mencionaron antes. Este grupo es, básicamente, los tres músicos intimando y tocando para ellos, no una propuesta nueva de ningún modo. Las guitarras definitivamente tienen ecos de QOTSA, aunque sorprende el poco enfasis puesto en la batería, que parece estar muy baja y apagada en la mezcla. Tampoco ayuda que Jones se dedique a imitar las guitarras en vez de entregar melodías separadas.

La banda, en general, suena cansada y esforzandose a medias. El disco nunca realmente explota, ni entrega pasajes de guitarras que le aporten movimiento a los temas, sino que las bases parecen simplemente blues acelerados, pero carentes de potencia. Es el caso de “New Fang”, uno de los temas más Zeppelin del disco, donde no hay ningúna dinámica en absoluto. Cuando el álbum se pone realmente ridículo, sin embargo es en “Elephants”, donde la banda parece robar descaradamente de “Cult Of Personality” de Living Colour. Los temas más QOTSA del disco (“Warsaw Or the First Breath You Take After You Give Up”, o “Dead End Friends”) suenan a que podrían haber estado en Lullabies To Paralyze llegando al final, o en algún b-side. Bastante débiles. Quizás el track más inteligente del disco sea el que más diferente suena a todos los temas, “Interlude With Ludes”, que tiene una melodía ganchera y efectiva, pero se pierde sobre un track que parece terminado a medias, con pocas texturas, y bastante repetitivo.

Them Crooked Vultures no es más que un capricho de sus integrantes, y aparentemente, hacen un mucho mejor trabajo en vivo que en este disco, el cuál deja bastante que desear. Si bien siempre es bueno cuando los músicos tratan de dejar sus prejuicios de lado y tocar por tocar, este disco suena poco trabajado, a una colección de zapadas que son entretenidas para tocar entre amigos, pero fracasan de modo inevitable a la hora de mantener un album, que termina sonando cansado, repetitivo, y hecha por gente que supo tener su momento de gloria pero ya pasó.

Link de descarga:
Mediafire
Rating Total: 2.6/10

-Federico Lo Giudice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: