Skip navigation

Category Archives: Lanzamiento

Super Nintendo Sega GenesisYa hablamos antes de Team Teamwork hace un tiempo cuando hicimos el review de un trabajo anterior, Ocarina of Rhyme. El genio del Mash-Up con influencias de los videojuegos está ahora de regreso con un nuevo album cargado de beats y nostalgia, y esta vez los samples que usa salen no de un único juego, sino del gigantesco y variado catálogo de la Sega Genesis (la que tuvimos casi todos en Argentina) y la SNES (la otra, de igual o mayor calidad, pero que no tanta gente tuvo por estos pagos).

Los samples, al ser de consolas más viejas y en general no tan versátiles, suenan más a “maquinita” que los de sus trabajos anteriores. No esperes escuchar guitarras como en Gerudo Valley/Don’t Touch me. A la vez, el rap abarca muchas más épocas incluyendo desde solistas del Wu-Tang hasta cosas relativamente nuevas como Kanye o Lupe Fiasco. La calidad de los artistas es siempre excelente, y de nuevo, lo interesante es cuando a veces las rimas tocan la temática del juego en cuestión.

El album abre con Guile’s Theme, la canción más recordada de Street Fighter II, combinada con Rollout de Ludacris, y es desde el vamos, absolutamente brillante. El beat hace que la hiper-reconocida melodía,  homenajeada hasta el hartazgo suene super pesada, mientras que por otro lado, la ironía de tener a un militar norteamericano cantando sobre “ser tan grosso que podes abandonar el gueto” resulta hilarante. Típico Team Teamwork, agarrando algo que parece que no tiene punto de encuentro y resolviéndolo en una canción increíble. El segundo y tercer track son samples más relajados de Donkey Kong Country 2 (genial los hi-hats) y Streets of Rage por Craig Mack y Childish Gambino respectivamente, que cortan un poco con el flow fiestero del album, pero son interesantes como para no escuchar a Team Teamwork haciendo siempre lo mismo.

Para el track 4, basado en Super Metroid y Shutterbugg, Big Boi se aisla y se pone en control de la disco del mismo modo que Samus, sola contra todo el planeta, controla a los enemigos en su busqueda de Mother Brain. Este es uno de los mejores tracks del disco, en especial por el modo en que el sample estalla en cada coro. Sigue otro gran track donde se combinan Lupe Fiasco y Sonic 3, con la theme de Carnival Song. Esto es un garrón, hablando mal y pronto porque te va a traer de regreso toda la frustración de tu infancia. ¿No recordás de qué hablo? Mirá:

Fuera de esto, ¿no es lo más lógico del mundo que una canción con sample de Sonic sea un bluff, igual de canchero que el erizo azul? Y como para no deshonrar a la competencia, en el disco hay dos temas con samples del universo de Super Mario Bros, el track 6 (con Sample de Super Mario World 2+Dr. Octagon) y 8 (Super Mario RPG+Gang Starr, que confieso, nunca los había oído antes, pero parecen hábiles). Los dos tracks están bien, pero parecen tener bastante menos onda, al ser temas más simples que confían en el nombre de Mario y la nostalgia sin aportar demasiado por sí mismos.

Team Teamwork demuestra en el track 7 su respeto por el gran Ghostface Killah, usando su genial “the Champ” sobre un tema de Ristar, lo cuál tiene mucho sentido: el protagonista de Ristar es literalmente una estrella, y que sea “el campeón” es un buen juego de palabras. Del mismo modo bastante literal, está buenísimo cómo queda Kanye y su Touch the Sky sobre uno de los tracks del Mortal Kombat original: de eso se trataba el juego, de mandar a tus oponentes a volar.

En su formspring, TT reconoció no haber jugado todos los juegos que sampleó en este disco, por lo que este es un trabajo más de productor convencional que de fan, al haber elegido los tracks porque encajan con lo que quería transmitir más que por admiración/nostalgia hacia el juego. Definitivamente este no es el caso del track 10, Bonecrusher, Killer Mike & T.I. haciendo Never Scared con base del ultra-hiper-recordado Legend of Zelda: A Link To The Past. Primero, sabemos del amor de TT por Zelda gracias a su Ocarina of Rhyme, y segundo, este track es la mejor pun del disco: Link es portador del Triforce del Coraje, y en este track tenemos tres raperos cantando sobre cómo nunca están asustados. El resultado, posiblemente este sea el mejor track del disco, por la genial pun, por el sample, o por lo over the top que resulta la mezcla.

Para el track 11 TT eligió un track de X-men 2: Clone Wars para Genesis. El autor del soundtrack de este game fue Kurt Harland de Information Society, y por esto el track resulta tan bailable. Eso sumado a Busta Rhymes y E-40 cantando “One Night Stand” da como resultado un gran track, aunque uno se pregunta por qué TT no eligió algo que hable más de la misma marginación que sufren tanto los X-Men como el gueto. Este mismo track hubiera funcionado mucho mejor con un tema como Let My Niggaz Live de Wu-Tang Clan. El cierre es un placentero track que usa de base el RPG de culto Earthbound junto con Mos Def & Talib Kweli, y resulta encantador, y una gran conclusión para un gran disco.

Super Nintendo Sega Genesis es un trabajo mitad nostalgia y mitad talento, con clásicos de dos mundos dispares que se combinan a veces con mayor o menor éxito. El disco tiene muchas grandes canciones, pero al ser tan dispares los samples, el estilo no es cohesivo y se puede hacer más jodido escucharlo de un tirón que sus trabajos anteriores. O si uno disfruta de la variedad, quizás sea mejor así, pero de nuevo, está en cada uno. En lo personal, es interesante ver a Team Teamwork expandiendo y no simplemente repitiendo el mismo truco, pero la solidez se hace extrañar un poco. Ah, y además, ¿dónde están Raekwon y Chrono Trigger?

Link de descarga: Página oficial de Team Teamwork (Sí, el disco es gratis)

Rating: 7.3/10

-Federico Lo Giudice

PS y chivo: hice también un review de este disco para la otra web donde laburo, Walyou. Están invitados a leerlo.

Anuncios

Mogwai son unos bichos raros. No son la banda preferida de nadie, ¿o sí? Pero todos los conocen, ¿o no? ¿Tienen discos excelentes? Sí. ¿Y discos aburridos, que no van a ningún lado? También. Constantemente entre el límite, jugando entre si son leyendas o no, la banda que ya tiene 6 discos en su haber, entregó este febrero del 2011 su séptimo trabajo. Y siendo que el consenso marca que prácticamente lanzan un buen disco/un disco mediocre/repeat ad infinitum, este tendría que ser “uno bueno”. Ok, la buena noticias es que el patrón se mantiene.

Mogwai está cada vez más popero desde Mr. Beast, más texturado, y confiando menos en el simple uso de la dinámica y variación de climas para que el disco se mueva. Funcionó bien en Mr. Beast, no tanto en The Hawk is Howling. Hardcore Will Never Die But You Will sigue un poco esa dirección, con el bajo llevando las melodías, y algo de espacio para teclados, y muchos climas.

Las guitarras en general están más bien ausentes, y no se los escucha estallar en canciones tipo “Like Herod” o “My Father My King”, pero, honestamente, ¿a quién le importa? Eso ya lo hicieron, Mogwai están en otra. Esta vez, con distorsiones suaves, aportan texturas y climas sobre los que los sintetizadores pasan al frente llevando melodías. Lo genial es que los muchachos puedan hacer canciones igual de intensas que siempre, y cuando se los escucha más guitarreros como en el single “Rano Pano”, no desentona con el resto del disco.

Hablando de Rano Pano, honestamente, es uno de los mejores temas que Mogwai haya hecho hasta ahora. No porque sí lo eligieron como un single de distribución gratuita para que la gente escuche cuál es la onda del disco. Funciona bárbaro: parece un tema de The Cure, pero como es instrumental, nadie tiene que pelearse para ver si Robert Smith es un genio y el mejor poeta de la historia, o un emo idiota. Dicho de otro modo, si oís este disco, simplemente te vas a sentir bien.

El disco, homogéneo y parejo, se encuentra muy por encima de Hawk Is Howling que sonaba por momentos a b-sides e intento de repetir los logros de Mr. Beast. Estas canciones duran en general 5 minutos, y no te tienen con vueltas: son super accesibles y vas a mover los pies desde el primer tema hasta el último, porque Mogwai se encontraron con una serie de melodías que todas tienen onda. Se le puede criticar al disco que le hacen falta más temas realmente memorables, y que “homogéneo” o “suficiente” no basta, pero te va a costar encontrarle algo mal al disco. Mogwai simplemente vinieron a tu casa, tocaron 10 canciones, y todo estuvo bien con el universo.

Link de descarga: Freakshare

Rating: 7.6/10

-Federico Lo Giudice

El disco empieza con Farewell, Mona Lisa. Qué, ¿esperabas una introducción para este artículo? Me extraña, estamos hablando de TDEP. La banda se lanza encima tuyo sin tiempo para sutilezas como introducciones, presentaciones, o como para contarte que este sucesor del genia Ire Works de hace unos años definitivamente está a la altura. ¿Por donde iba? Ah, sí, el disco empieza con Farewell, Mona Lisa. Y este primer párrafo debería ser indicación suficiente de cómo sigue el resto del disco: impredecible, saltando de una cosa a otra, como si nada.

Option Paralysis se siente bastante más sólido que Ire Works, con menos interludios, y ahondando un poco en todas las cosas que hicieron de Ire Works un clásico moderno. Lo que sí, uno no puede evitar menos potencial de single, pero a quién le importa eso cuando se habla de Dillinger Escape Plan, el fan sabe qué viene a buscar, y TDEP sabe cómo entregarlo.

El hilo conductor del disco son las dinámicas, y los pasos de sorprendentemente pesado a ritmos jazzeados o que se acercan a la electrónica. Las canciones parecen compuestas de diferentes pedazos de otras canciones que el grupo, en su proficiencia con sus respectivos instrumentos engancha con maestría, al punto de que no se siente como un disco de mash-ups o el último de Metallica, sino un trabajo con propósito y una idea: si el disco suena así es porque TDEP así lo decidió.

Aún así, es sorprendente escuchar cuando la banda baja los decibeles y tempo (chequear “Widower”, que es incluso reminiscente a retrovertigo, el clásico de Mr. Bungle), porque es ahí cuando alcanza la máxima intensidad. Greg Puciato, vocalista de la banda controla los climas con la naturalidad de un frontman capaz de suceder a Patton con éxito, y hace difícil tanto para el oyente casual como para el fan desentenderse de la banda. Los pasajes melódicos son apasionados, y los gritos genuinos, como debería sonar siempre la música pesada.

Nuevamente, este es un genial disco de TDEP. Que tenga pocas canciones lo hace intenso, y brutal, aunque quizás un poco repetitivo. No es que las canciones se parezcan a otras, cada riff es único y memorable, pero es complicado encontrar variedad en las emociones y, por contradictorio que suene, la banda se encasilla en esta mezcla, para bien o para mal. Si bien faltan algo de los momentos cuasi-pop de Ire Works, este es un disco sólido y digno sucesor del clásico de la década pasada, que nos demuestra que a los muchachos les queda inspiración para rato.

Rating: 8.2/10

Link de descarga: Mediafire

-Federico Lo Giudice

Them Crooked Vultures es el nombre del más reciente proyecto de algunos de los nombres más importantes del rock. Lease, Josh Homme (Kyuss, Queens Of The Stone Age) en guitarra y voces, John Paul Jones (Led Zeppelin) en bajo y teclados, y Dave Grohl (Nirvana, Foo Fighters y una laaaaarga lista) en batería. Es la clásica idea del supergrupo de rock, intentado antes por la gente de Velvet Revolver, Audioslave, y mil grupos de los ’70 (mención especial para Humble Pie), pareciendo estar impulsada más que nada por las ganas de Grohl de tocar con su bajista preferido (numerosas entrevistas hablan de cómo idoliza Grohl a los Zeppelin) y Josh Homme, con quien ya había colaborado en Songs For The Deaf.

Lo que se esperaba del album, básicamente, eran guitarras, bajos y baterías potentes. Desgraciadamente, estos no están presente, y lo que se obteniene a cambio es una colección de canciones que suenan a b-sides de todas las bandas que se mencionaron antes. Este grupo es, básicamente, los tres músicos intimando y tocando para ellos, no una propuesta nueva de ningún modo. Las guitarras definitivamente tienen ecos de QOTSA, aunque sorprende el poco enfasis puesto en la batería, que parece estar muy baja y apagada en la mezcla. Tampoco ayuda que Jones se dedique a imitar las guitarras en vez de entregar melodías separadas.

La banda, en general, suena cansada y esforzandose a medias. El disco nunca realmente explota, ni entrega pasajes de guitarras que le aporten movimiento a los temas, sino que las bases parecen simplemente blues acelerados, pero carentes de potencia. Es el caso de “New Fang”, uno de los temas más Zeppelin del disco, donde no hay ningúna dinámica en absoluto. Cuando el álbum se pone realmente ridículo, sin embargo es en “Elephants”, donde la banda parece robar descaradamente de “Cult Of Personality” de Living Colour. Los temas más QOTSA del disco (“Warsaw Or the First Breath You Take After You Give Up”, o “Dead End Friends”) suenan a que podrían haber estado en Lullabies To Paralyze llegando al final, o en algún b-side. Bastante débiles. Quizás el track más inteligente del disco sea el que más diferente suena a todos los temas, “Interlude With Ludes”, que tiene una melodía ganchera y efectiva, pero se pierde sobre un track que parece terminado a medias, con pocas texturas, y bastante repetitivo.

Them Crooked Vultures no es más que un capricho de sus integrantes, y aparentemente, hacen un mucho mejor trabajo en vivo que en este disco, el cuál deja bastante que desear. Si bien siempre es bueno cuando los músicos tratan de dejar sus prejuicios de lado y tocar por tocar, este disco suena poco trabajado, a una colección de zapadas que son entretenidas para tocar entre amigos, pero fracasan de modo inevitable a la hora de mantener un album, que termina sonando cansado, repetitivo, y hecha por gente que supo tener su momento de gloria pero ya pasó.

Link de descarga:
Mediafire
Rating Total: 2.6/10

-Federico Lo Giudice

Muse-The-Resistance Muse son una banda para nada “Para Epígrafes”, reconocidos en muchos ambientes y uno de los nombres más importantes del rock alternativo modelo 2000. La decisión de cubrir este álbum (en vez del EP 3X3 de Flying Lotus que estaba planeado) es por lo mucho que se lo está comentando en todos lados de la red, que no deja de sorprender. Así que a la carga, y perdón si este review suena menos profesional que trabajos anteriores.

Tomando en partes iguales de varias influencias (las más obvias, Radiohead, Smashing Pumpkins y sonido de los ’90 en general), los muchachos se las habían ingeniado para dar con un sonido que, bien o mal, era claramente reconocible: bases de bajo y batería sobre la que la guitarra o teclado entrega ganchos, y un delivery vocal altamente melódico. La crítica que siempre recibieron es el tono de casi parodia de sus trabajos anteriores, de usar sonidos pre-existentes, o de parecerse mucho a todo (todo) lo demás. Este nuevo “The Resistance” lleva sus influencias a un nuevo extremo. Las buenas noticias es que ya no escuchan tanto The Bends. Las malas son que encontraron los cd’s de Queen de sus padres.

Cuando empieza “uprising”, la banda parece estar repitiendo sus viejos trucos, pero es imposible no hacerse la idea de que los ganchos son blandos y genéricos, casi como si el tema fuera un “Time is Running Out” light. El track que da nombre al álbum, “Resistance” podría pasar por tema de Coldplay de no ser por el bajo que otorga un poco de movimiento, mientras que “Undisclosed Desires” podría haber sido el B-side de un simple de Queen. Hay incluso un aura a “Invisible Man”, si bien el tono es un tanto más dramático.

Todo esto que se podría interpretar como guiños se vuelve un tanto excesivo cuando se escucha al sobreproducido “United States of Eurasia (+ Collateral Damage)”, que a cada momento parece estar a punto de explotar en el coro de “We Are The Champions”. El momento que Bellamy entrega el gancho “United States, United Staaaaaaaaatessss…” promete hacer que cualquier oyente se ofenda o, hablando mal y pronto, se cague de risa. Imposible tomarlo en serio. La coda final tiene un dejo de patetismo y parece fuera de lugar, pero aparentemente al ego gigante de la banda no le molestó para nada, y consideró que era totalmente apropiado y pertinente para redondear la idea del tema.

El tono lastimero de la banda no baja al entregar “Guiding Light”, que implora ser pasado de largo hasta llegar al más guitarrero “Unnatural Selection”. Este tema, más a tono con su producción de álbumes previos, pero que no deja de sonar a banda que perdió lo que sea que hubieran tenido antes, intenta por todos los medios aportar algo de movimiento al disco, pero lo blando de las melodías y la monotonía general hacen que sus esfuerzos se hundan como martillo en el agua.

Siendo sincero, y pidiendo perdón por el uso de la primera persona (regla de oro del blog, no saltar con “A mí me parece quéeeeeeeee…”), ni bien oí el sintetizador de “MK Ultra” dije “qué trucho”, y lo pasé de largo. Si alguien me quiere explicar que el tema está copado, bienvenido sea, pero prefiero ahorrarme el dolor de cabeza. Ese título, ¿a qué hace referencia? ¿Mortal Kombat Ultra? Entonces, llegando al final del álbum, la banda arranca con “I Belong to You/Mon Cœur S’ouvre à ta Voix” donde el aire de afano es innegable (vaaaaaamos, esa intro es “Blame It On The Boogie” de Jackson 5). Igual, no vaya a ser que Muse haga un tema con onda, así que llegando a los dos minutos aparece un break de piano para que se hagan los dramáticos. Parece que hubieran pensado “OK, ¿qué haría Queen con este tema?”. Merecedor de escalofríos por excelencia.

Al llegar a esta altura (y costó esfuerzo), quien escribe simplemente desea que el disco se hubiera terminado, cosa de hacer una conclusión bonita, darle submit y olvidarse de este álbum para siempre. Pero noooo, Muse decidió que era buena idea hacer una seguidilla de tres temas conceptuales (oh dios…). “Exogenesis: Symphony” es un track largo (serán 13, 14 minutos entre los tres pero se sienten como 30) compuesto por “Overture”, “Cross-Pollination”, y “Redemption”. Overture repite el mismo teclado mientras Bellamy llora, y es imposible no sorprenderse de cómo cuando entran otros instrumentos, el track sigue sin tener nada de movimiento. Ojalá estuviera mintiendo, y exagerando, pero tras escribir esta frase, abrí el tema con un editor de audio, y resulta que una vez que la canción pasa el primer tercio, la onda es un cuadrado grandote, comprimido y saturado. Es una locura que algo tan sobre-producido esté a la vez tan mal producido.

El paso a “Cross Pollination”, que por cierto no pega, da paso a… si, adivinaron, más teclados. Por suerte Bellamy canta más y llora menos. Este track fluye muchísimo mejor que la primer parte (gran cosa), aunque el momento que toda la banda entra (¡a que nadie lo esperaba, eso!) es otro cuadrado azul, pero muchísimo más saturado. Este vómito aural es un ejemplo para cualquier clase de ingeniería en sonido de cómo NO se trabaja. Parece que la banda se dió cuenta de la tortura aural a la que someten al oyente porque tras ese segmento, la banda se calla y deja a Bellamy con su pianito, de nuevo. La parte final se llama “Redemption”, pero realmente uno duda de que pueda redimir algo en absoluto cuando empieza con el pianito en clave de robo a mano armada de Claro de Luna de Beethoven. Las líneas melódicas de violines son de lo más olvidable que la banda haya compuesto, y de nuevo se improvisa un crescendo hasta un cuadrado azul (evidencia al final de la nota), demasiado comprimido. Honestamente, el hilo conductor de estos tres temas conceptuales parece ser lo genérica que suena cada parte: pianito, parte de toda la banda saturada, pianito.

Dejando en claro algo, cuando empecé a escribir este review tenía ganas de tomarme a la banda en serio, y no creo que las otras notas del blog se parezcan a esta, pero la banda logró entregar un trabajo que realmente es un disgusto, patético, blando, genérico y es increíble cómo se las ingenian para estar sobreproducidos y mal producidos a la vez. Seriamente, este disco es candidato a uno de los peores del año, y definitivamente el peor de la carrera de Muse. Atención, fans, si todavía no lo escucharon, tome al álbum con humor, como la banda dándose un gusto de pelotudear un rato, porque si se lo toma en serio, el álbum es uno de los trabajos más lastimeros de la década.

Okey... poco movimiento, y satura un poco... pero estás exagerando

... ¿Qué es ese cuadrado azul lleno de picos?

Sin palabras

Link de descarga:
Link de Beautiful Strange Music
Pass: musicaparaepigrafes
Rating Total: 1.2/10

-Federico Lo Giudice

Polvo_InPrism_Package Polvo es uno de los grandes grupos del math rock / inde noventoso, que junto a bestias como Slint, Chavez, o Rodan dejaron algunos de los mejores albumes de la década. Tras algunos años de hiatus, y en medio de esta época de reuniones de grupos noventosos (los citados Slint hace unos años, Pixies, Pavement o My Bloody Valentine), era cuestión de tiempo ántes de que los muchachos de Polvo recibieran su segunda oportunidad. Lo interesante de esta reunión en particular, sin embargo, es que se trata de un regreso completo, con nuevo album incluido, el “In Prism” que hoy nos ocupa.

“In Prism” es un disco donde Polvo aún suena como Polvo, pero el math se cruza mucho con indie moderno, y a la vez con rock clásico de los 60-70’s, dandole al album un toque de madurez, a la vez que se respetan sus influencias y de donde vienen. Da gusto escuchar que la banda no se desconoce pero que a la vez pueden darle una vuelta de tuerca más a su trabajo y sonido de siempre.

“Right the Relation” es el track que abre el disco, y la mejor explicación de como es que funciona el album, qué atmosfera tiene, y para donde va la banda. El track está plagado de riffs que remiten tanto a Black Sabbath como al math de los 90’s, con compases poco convencionales pero guitarras que no decepcionan al que busque energía rockera. La voz hace un genial trabajo elevandose sobre los riffs y aportando juegos que realmente vuelven al tema algo especial. “D.C. Trails” es otro gran track que deja ver el costado más psicodélico del grupo, expandiendo pasajes y aportando una variedad que funciona muy bien en contraposición con el track altamente climático. Es cuando exploran estos segmentos que el album mejor funciona (ver “Dream Residue/Work”, o “City Birds”), aunque tampoco molesta la potencia de las guitarras en “Beggar’s Bowl”.

El album, si bien es una sucesión de tracks interesantes, puede hacerse monotono al no contar con las explosiones que caracterizaban a la banda en “Today’s Active Lifestyles”, indudablemente su mejor disco. “Lucia” o “The Pedlar”, si bien son tracks decentes, decepcionan un poco al quedarse en ese nivel, más viendo que incluso en este mismo disco hicieron temas que funcionan muchisimo mejor (nuevo énfasis en lo bien que está “Right the relation” y “D.C. Trails”). Lo bueno es que el disco siempre se mantiene al menos agradable, hasta concluir con “A Link In The Chain”, uno de los tracks más progresivos que la banda haya escrito. Hay pasajes que podrían haber salido de Loveless de My Bloody Valentine, contrapuesto con riffs clásicos y juegos de guitarra haciendo una mezcla encantadora.

“In Prism” definitivamente no es el mejor album de Polvo, si bien es un más que aceptable regreso a la escena, una colección de tracks que tanto fans como no fans pueden apreciar y una muestra indudable de que la banda todavía se entiende y tiene cosas para decir y demostrar. El album definitivamente justifica la reunión y da a pensar que quizás esto no solo se trate de ver cuanto dinero le pueden sacar a los fans, sino de presentar un producto artístico genuino a la altura de sus capacidades.

Link de descarga:
Mediafire, Parte 1
Mediafire, Parte 2
Pass: musicaparaepigrafes
Rating Total: 7.6/10

-Federico Lo Giudice

27zf7m0El Wu-Tang Clan funciona como un colectivo de raperos que agrupa a 9 (y a veces más) de los raperos más pesados, poderosos, y agresivos del mainstream. Casi siempre bajo la producción de RZA, el trabajo del grupo es coherente, y consistentemente bueno, mezclando sonidos de películas de artes marciales con estética de ghetto. Lo más interesante es que a pesar de la solidez del grupo, cada uno de los integrantes, con mayor o menor éxito ha presentado sus trabajos solistas, y cuenta con una carrera por separado.

Raekwon, “el chef”, es el que más recientemente presentó un trabajo solista, en este caso su cuarto album, continuación del primero (qué complicado), “Only Built 4 Cuban Linx”. Esta segunda parte, lanzada a 14 años de la original, cuenta con presencias de casi todos los miembros del clan, y un equipo de productores realmente envidiable. Los dos más importantes son el clásico RZA, y la sorpresa principal, Dr. Dre (una especie de rey Midas del rap). Otra gente involucrada fue J. Dilla, The Alchemist o Pete Rock, pero lo mejor es tener a todos los grandes nombres del Wu Tang trabajando juntos en una producción más cruda y agresiva que el último trabajo colectivo, 8 Diagrams.

La introducción al disco la hacen el Chef con Papa Wu, y lo que primero se nota es que el clima de kung fu sigue ahí, refiriendo a los aclamados 36 chambers. El resto del clan se une en “House Of Flying Daggers”, clarísima referencia al clásico “Clan In Da Front”, con GZA aportando el coro homenaje, afilado como nunca. Igual que en Only Built 4 Cuban Linx 1, y jugando un papel casi tan importante como el del propio Raekwon, está Ghostface Killah, otro de los Wu Tang. Algunos de los tracks donde más destaca su magia es en “Cold Outside”, “Penitentiary”, “Mean Streets” o “New Wu”, algunos de los mejores tracks del album. Estos tracks, por cierto, son tantos, que incluso aparece en la portada del disco junto a Raekwon.

“Black Mozart” es uno de los tracks más remarcables del disco por su gancho invencible, y por la química de RZA y Raekwon, quienes hasta poco antes de terminar el disco estaban enemistados, y se notan las chispas. Sin embargo, el mejor track del cd es indudablemente “About Me”, con fills de piano con olor a RZA por todos lados, y las mejores rimas del disco, lleno de ganchos e irresistible con su paso lento y arrasador. Al momento de cerrar el disco, suena “Kiss The Ring” con su clima épico de soundtrack, y queda claro que se escuchó un album especial y diferente.

Raekwon se consolida con OB4CL2 como un rapero sólido, con 4 albumes genuinos y efectivos, y demuestra por qué es de las piezas claves del Wu Tang, que su lugar no es herencia sino que se lo ganó solo a fuerza de talento y carisma. Esta segunda parte de Cuban Linx posiblemente sea el mejor trabajo solista de un miembro de WTC desde “Liquid Swords” de GZA (aunque lo de “solista” es debatible si casi todo el resto de WTC hace cameos en casi todos los temas). Lo mejor del disco es como levanta la barra de calidad y desafía al resto de su grupo a intentar alcanzarlo o superarlo, lo cuál es una gran movida considerando lo tranquilos que estuvieron ultimamente. OB4CL2 es justamente la sacudida que WTC, y el mundo del rap necesitaba.

Link de descarga: Mediafire
Pass: musicaparaepigrafes
Rating Total: 9.3/10

-Federico Lo Giudice

3771865613_60fb90e090 En un año sorprendentemente tranquilo para Boris y Torche, sin lanzar albumes completos ni nada (rarísimo para los standards de las bandas de esta “escena”), aparece este EP de sólo dos temas. Y hay buenas noticias y no tan buenas: las buenas son que son dos de las mejores bandas, más desafiantes y experimentales del género (Boris en particular). Lo malo es que estos tracks en particular no sorprenden la gran cosa.

El Split abre con Torche interpretando “King Beef”, un track de stoner rock, pesado, potente, pero que no aporta demasiadas sorpresas más allá de un clima altamente interesante y un buen uso de dinámicas. La banda suena poderosísima, pero el tema prácticamente parece sacado de un manual. Es destacable el trabajo en la sección media/final del track, especialmente en la batería.

El track de Boris, por otro lado, tiene un ambiente totalmente diferente. Diferente incluso a los propios Boris, lo cuál, por irónico que suene, no sorprende a nadie. La canción, pesadísima tiene dejos y matices bien melódicos (casi pop para los standards de Boris) que dan paso a disonancias sin darle tiempo al oyente de verlas venir. El track es absolutamente impredecible, pero no parece cohesivo, ni ir a ningún lado.  Como si la banda intentara ser rara en vez de ser rara, dando por efecto un track que no está mal, pero no suena del todo honesto en comparación a sus horas más inspiradas.

“Chapter Ahead Being Fake” no es un punto de inflexión en la historia de ninguna de las dos bandas (de hecho, los split EPs, historicamente presentan tracks que son con suerte b-sides, en la mayoría de los casos), pero no deja de ser un poco decepcionante que dos bandas que destacan tanto por su creatividad, espontaneidad y capacidad para sorprender se dediquen a “cumplir horario”.

Link de descarga: Mediafire
Pass: musicaparaepigrafes
Rating Total: 5.8/10

-Federico Lo Giudice

434711169cfbc9434c3277e22ed040f412ec94b Una de las primeras sorpresas del nuevo milenio fue el rápido ascenso del indie y de gente que sin contrato, o de discográficas menores, se las ingeniaba para hacer muchisimo ruido. Algunos de los grandes albumes de los últimos años ni siquiera cuentan con singles altamente reconocidos, sin embargo, es notable el fanatismo que despiertan estos grupos en la red. Grandes ejemplos de esto, y como internet ha hecho gigantes a gente que por ahí no hubieran tenido la chance sin este impulso son The Flaming Lips, …And You Will Know Us By The Trail Of Dead, y quien hoy nos ocupa, los queridos Modest Mouse.

Tras un genial “Moon And Antartica”, un par de albumes, y un simple con alta rotación (“Float On”), Modest Mouse vuelven a la carga con este EP de 8 temas, “No One’s First And You’re Next”. Y la principal diferencia es que gracias a los años que pasaron, ahora este tipo de temas tiene chances de aparecer en peliculas, de ser un hit en la radio, o de llenarse de oro. Siguen siendo chicos indie sensibles que cantan rock sobre guitarras, eso no cambió, pero este nuevo set de temas se lo siente bastante más acelerado y menos ambiental que sus anteriores producciones.

El Modest Mouse de siempre sigue ahí, y se nota en tracks como “Satellite Skin” o “Autumn Beds”, que recuerdan mucho a la sección media de “Moon and Antartica”, por ser más melódicas y con un aire pop bastante tradicional. Si se busca el Modest Mouse clásico, ahí está. También hay momentos más psicodelicos, que son de lo mejor del EP, queda clarísimo en “The Wale Song”, y su caótica guitarra, o “King Rat” con la inspirada sección de vientos y su estilo big band. Las guitarras más fuertes se escuchan en “I’ve got it all (most)” y, especialmente, en “Guilty Cocker Spaniels”, que demuestra que siguen siendo parte del sonido indie moderno que ayudaron a construir.

“No One’s First And You’re Next” es un trabajo decente, que demuestra que la banda cumple en lo que hace, pero se complica quitarse la idea de que necesitan una urgente renovación, ya que a pesar de un par de tracks diferentes, se trata de un EP seguro, sin nada de riesgo que da a los fans exactamente lo que esperan. Si alguien está decepcionado o no con este disco, dependerá de cada uno. El disco cumple, pero a veces eso no es suficiente.

Link de descarga: Mediafire
Pass: musicaparaepigrafes
Rating Total: 7.2/10

-Federico Lo Giudice

333 A la hora de hablar de música electrónica, por lo general, la prensa rockera se siente fuera de elemento y que necesita poder justificar por qué se están cubriendo esos artistas, en vez de alguien que mueva las manos sobre una tablita de madera con finos hilos de metal. Intentando hacer esta justiciación es que aparece el término “IDM” (“Intelligent Dance Music”), que separa la electrónica bolichera de artistas cuya busqueda no está pensada sólo en función de satisfacer un pequeño ghetto de ravers. Más allá de lo pretencioso que resulta el término (“Música inteligente” versus “música tonta”, tema que quizás da más para una editorial que para una introducción), esta referencia viene a que uno de los nombres que salta al hablar de “IDM” es el de Falty DL.

Falty DL es un productor de garage/dubstep que sorprendentemente no es inglés, sino de New York. La música de este muchacho, rica en sintetizadores que cruzan melodías, hi-hats en rimos no convencionales y un extraño aire a Nintendo evolucionado traza paisajes oníricos, usa muy pocos samples vocales.  Lo sorprendente es que el álbum sigue sonando bastante accesible, y los tracks son facilmente diferenciables, contando con varios matices y melodías altamente memorables.

En oposición a los trabajos de artistas como Burial o Four Tet, Falty no va por un sonido orgánico, sino todo lo contrario. El fuerte de Falty son las melodías, bien artificales y futuristas, y los beats están mucho más trabajados sobre los hats (típico de UK garage) que en los golpes más graves. El disco de flow parejo brilla en algunos tracks como “Human Meadow” (que abre el album), “To New York” o “Truth”. En otros tracks se nota un poco la poca ausencia de bajo y el foco en las frecuencias mediosas (“Winter Sole”), y sería interesante, por ejemplo, escuchar a Falty remixado por Zomby.

Love Is A Liability es una muestra de que el Dubstep no tiene por qué ser un género exclusivo del UK, se trata de un trabajo inspirado, ambiental, y onírico con mucho foco en la melodía. Y por supuesto, no molesta ni un poco que haya tracks como “Dionysos”, sin un momento de debilidad, y portador del que posiblemente hubiera sido el beat del año de no ser por Burial/Four Tet y su genial “Wolf Cub”.

Link de descarga:
Mediafire, Parte 1
Mediafire, Parte 2
Rating Total: 7.6/10

-Federico Lo Giudice