Skip navigation

Category Archives: Uncategorized

Entrega cuasi-final del recorrido. Nada más para decir, a los discos:

10-
Four Tet – Pause (2001)

Más allá de lo condescendiente que suena decir “Intelligent Dance Music”, porque asume que el dance es tonto por default, está claro que el approach de Kieran Hebden, más conocido como Four Tet es bastante único, y peculiar. Creando ambientes calmos, que deben por partes iguales al rock y la electrónica, su música es fresca, creativa, y especial. Es sorprendente que un artista pueda crear música electrónica tan placentera, lejos de la adrenalina de la pista de baile, pero que a la vez no parezca música incidental, de shopping. Los geniales ambientes se suceden y envuelven al oyente en una atmósfera muy especial. Como detalle anecdótico, canciones de este disco se han usado en el show de TV House MD.

Menciones especiales: Untangle, Glue Of The World, Twenty Three, You Could Ruin My Day

09-
Deerhoof – Friend Opportunity (2007)

El octavo disco de la banda que prácticamente lanza un disco por año es quizás el más sólido que hayan hecho. Psicodelicos, impredecibles, y de vibra ultra-positiva, la banda de Satomi Matsuzaki entregan 10 canciones donde no falta nada. Deerhoof no le tiene miedo ni a lo analógico, con guitarras bien power y rockeras, ni a los ritmos más electrónicos, y todo suena completamente natural, consecuente, y sobre todo, promete engancharte. Es la magia de Deerhoof, lograr que te encuentres tarareando esa canción que oíste una vez incluso 4 meses después de haber dejado de oir el disco.

Menciones Especiales: The Perfect Me, +81, Believe E.S.P., The Galaxist, Matchbox Seeks Maniac

08-
Zomby – Where were u in 1992? (2008)

Tal vez la mejor forma de definir a Zomby sea como elocuente: no por nada el primer track de su disco se llama “fuck mixing, let’s dance”. La ya no tan nueva leyenda del dubstep sabe lo que quiere, y los tracks son de lo más inmediato que se haya grabado. Sin embargo, no por eso caen en la superficialidad, y la agresividad bailable de Zomby es permanentemente justificada por la melodía y la intensidad de sus tracks. Dicho de otro modo, la vibra cierra perfecta, y si el approach de Zomby suena arrogante, es porque tiene con qué. Si este disco sólo hubiera tenido el track “Tears in the Rain”, se hubiera ganado un lugar en esta lista de todos modos.

Menciones especiales: “Fuck Mixing, Let’s Dance”, “Euphoria”, “Tears In The Rain”

07-
Broken Social Scene – You Forgot It In People (2002)

El colectivo de músicos BSC, posiblemente la banda más grande (en tamaño) de esta lista sucedió su clásico Feel Good Lost con You Forgot It In People del 2002. Este álbum, con razón, fue el que hizo que la banda estallara comercialmente, ganando premios, menciones, y un trocito en el corazón de la comunidad indie. A término medio entre shoegaze e indie tradicional, con instrumentos inesperados como trompetas, trombones, y cuerdas sobre los típicos bajo, guitarra, y batería, se trata de una escucha única, y muy especial. Casi una reinvención de los clásicos discos indie de los ’90, actualizados para una nueva década.

Menciones Especiales: Cause = Time, Almost Crimes, Stars and Sons

06-
The Dillinger Escape Plan – Ire Works (2007)

TDEP un día se levantaron de la cama, y decidieron llevarse el mundo por delante, así como venía. Si a su ocasional genial canción de los discos anteriores le sumás el disco más sólido hasta la fecha, el oyente no le queda otra que reconocer que este disco es único. A la furia sin motivo le agregan climas, matices, melodía, y la voz del nuevo vocalista, Puciato, muestra matices dignos de grandes como Mike Patton. La música de Dillinger es experimental, y sus músicos son tan talentosos como los de cualquier banda de prog. rock, con la diferencia que saben no irse por las ramas, y su entrega es, antes que nada, apasionada. Y esa es la razón de este disco: pasión en estado puro. El disco puede gustar o no, pero que es de lo más visceral que se haya grabado en la década, no hay duda.

Menciones Especiales: “Black Bubblegum”, “Milk Lizzard”, “Mouth Of Ghosts”, “Horse Hunter”

Anuncios

513546b1f2b64194060d1a3aa8d7a06e_fullUna forma de dividir el universo musical es en “personas que son Rob Crow”, y “personas que no son Rob Crow”. Es una lástima que las “personas que son Rob Crow” sean tan pocas. Además de proyectos como su carrera solista, los stoner rockers Goblin Cock o los relajados Pinback, otra veta para la creatividad de este señor fueron los noventosos Heavy Vegetable, una de las bandas más originales de la época.

Heavy Vegetable es una banda que combina armonías vocales masculinas y femeninas, melodías poperas ideales para cantar sobre bases de batería de Math Rock y guitarra exactamente en el medio de dos mundos. Al oir la combinación, las dos corrientes parecen hechas la una para la otra, como tostadas y dulce de leche. Y justamente, este Frisbie es una obra única en calidad, lo más representativo del trabajo de la banda con 28 canciones inimitables de alrededor dos minutos de duración cada una.

El disco es totalmente impredecible y no se sabe qué esperar de cada canción, con que te van a sorprender. Genial ejemplo de esto es que el disco arranque con la apacible “Still Moving” y que conecte con la tensionada “Cotton Swab”. Las armonías vocales son simplemente únicas, y cuando finalmente entran las guitarras las canciones simplemente sacuden. De nuevo, no se puede recalcar lo suficiente lo únicas y especiales que son las armonías, como se nota en “Crash” y “P.O.E.”, que practicamente funcionan como un único tema, conectados a la perfección. El final de “P.O.E.” con su “Oh yeah, it’s getting late now, guess it’s time to go to bed now, now, now, now” promete grabarse en cualquier cabeza a primer escucha.

Otro genial ejemplo es “Jackie Chan Is A Punk Rocker”, totalmente aleatoria e indecriptible pero aún así arreglandosela para dejar clarisimas melodías y una de las baterías más complejas que haya tocado cualquier grupo en los 90’s. “Henry Mancini Goes Surfing” cuenta con una intro surfera para dar paso luego a geniales guitarras que poco y nada tienen para envidiarle en complejidad a cualquier grupo de Math Rock.

La muestra más clara del talento explosivo de esta gente, sin embargo, es su única canción “larga” en todo el disco, “Going Steady With The Limes”, una combinación exacta y precisa de todo lo que estuvo bien a lo largo del disco en un épico de seis minutos y algo de duración. Si alguien buscara en un diccionario “Heavy Vegetable”, esta es la canción que aparecería. Complejas melodías vocales se cruzan contestandose sobre guitarras épicas mientras el baterista no hace más que magia y complacer al oyente. Simplemente increíble.

En definitiva, Heavy Vegetable es una escucha única, increíble, creativa, original y diferente a todo lo que hayas escuchado antes, una veta más del talento único y el genio de Rob Crow. Y Frisbie es una sucesión de grandes momentos, un grupo de artistas en la cima de su creatividad, sorprendiendo con cada nota, totalmente únicos, y adorables. Quizás hubiera sido interesante profundizar en algunas ideas y hacer canciones un poco más largas, pero por otro lado, es exactamente ahí donde está la magia de la banda. Heavy Vegetable escribe gemas pop de bolsillo, imposibles de no disfrutar como si fueran caramelos.

Link de descarga: Mediafire
Rating total: 9.7/10

-Federico Lo Giudice