Skip navigation

Tag Archives: 10’s

Super Nintendo Sega GenesisYa hablamos antes de Team Teamwork hace un tiempo cuando hicimos el review de un trabajo anterior, Ocarina of Rhyme. El genio del Mash-Up con influencias de los videojuegos está ahora de regreso con un nuevo album cargado de beats y nostalgia, y esta vez los samples que usa salen no de un único juego, sino del gigantesco y variado catálogo de la Sega Genesis (la que tuvimos casi todos en Argentina) y la SNES (la otra, de igual o mayor calidad, pero que no tanta gente tuvo por estos pagos).

Los samples, al ser de consolas más viejas y en general no tan versátiles, suenan más a “maquinita” que los de sus trabajos anteriores. No esperes escuchar guitarras como en Gerudo Valley/Don’t Touch me. A la vez, el rap abarca muchas más épocas incluyendo desde solistas del Wu-Tang hasta cosas relativamente nuevas como Kanye o Lupe Fiasco. La calidad de los artistas es siempre excelente, y de nuevo, lo interesante es cuando a veces las rimas tocan la temática del juego en cuestión.

El album abre con Guile’s Theme, la canción más recordada de Street Fighter II, combinada con Rollout de Ludacris, y es desde el vamos, absolutamente brillante. El beat hace que la hiper-reconocida melodía,  homenajeada hasta el hartazgo suene super pesada, mientras que por otro lado, la ironía de tener a un militar norteamericano cantando sobre “ser tan grosso que podes abandonar el gueto” resulta hilarante. Típico Team Teamwork, agarrando algo que parece que no tiene punto de encuentro y resolviéndolo en una canción increíble. El segundo y tercer track son samples más relajados de Donkey Kong Country 2 (genial los hi-hats) y Streets of Rage por Craig Mack y Childish Gambino respectivamente, que cortan un poco con el flow fiestero del album, pero son interesantes como para no escuchar a Team Teamwork haciendo siempre lo mismo.

Para el track 4, basado en Super Metroid y Shutterbugg, Big Boi se aisla y se pone en control de la disco del mismo modo que Samus, sola contra todo el planeta, controla a los enemigos en su busqueda de Mother Brain. Este es uno de los mejores tracks del disco, en especial por el modo en que el sample estalla en cada coro. Sigue otro gran track donde se combinan Lupe Fiasco y Sonic 3, con la theme de Carnival Song. Esto es un garrón, hablando mal y pronto porque te va a traer de regreso toda la frustración de tu infancia. ¿No recordás de qué hablo? Mirá:

Fuera de esto, ¿no es lo más lógico del mundo que una canción con sample de Sonic sea un bluff, igual de canchero que el erizo azul? Y como para no deshonrar a la competencia, en el disco hay dos temas con samples del universo de Super Mario Bros, el track 6 (con Sample de Super Mario World 2+Dr. Octagon) y 8 (Super Mario RPG+Gang Starr, que confieso, nunca los había oído antes, pero parecen hábiles). Los dos tracks están bien, pero parecen tener bastante menos onda, al ser temas más simples que confían en el nombre de Mario y la nostalgia sin aportar demasiado por sí mismos.

Team Teamwork demuestra en el track 7 su respeto por el gran Ghostface Killah, usando su genial “the Champ” sobre un tema de Ristar, lo cuál tiene mucho sentido: el protagonista de Ristar es literalmente una estrella, y que sea “el campeón” es un buen juego de palabras. Del mismo modo bastante literal, está buenísimo cómo queda Kanye y su Touch the Sky sobre uno de los tracks del Mortal Kombat original: de eso se trataba el juego, de mandar a tus oponentes a volar.

En su formspring, TT reconoció no haber jugado todos los juegos que sampleó en este disco, por lo que este es un trabajo más de productor convencional que de fan, al haber elegido los tracks porque encajan con lo que quería transmitir más que por admiración/nostalgia hacia el juego. Definitivamente este no es el caso del track 10, Bonecrusher, Killer Mike & T.I. haciendo Never Scared con base del ultra-hiper-recordado Legend of Zelda: A Link To The Past. Primero, sabemos del amor de TT por Zelda gracias a su Ocarina of Rhyme, y segundo, este track es la mejor pun del disco: Link es portador del Triforce del Coraje, y en este track tenemos tres raperos cantando sobre cómo nunca están asustados. El resultado, posiblemente este sea el mejor track del disco, por la genial pun, por el sample, o por lo over the top que resulta la mezcla.

Para el track 11 TT eligió un track de X-men 2: Clone Wars para Genesis. El autor del soundtrack de este game fue Kurt Harland de Information Society, y por esto el track resulta tan bailable. Eso sumado a Busta Rhymes y E-40 cantando “One Night Stand” da como resultado un gran track, aunque uno se pregunta por qué TT no eligió algo que hable más de la misma marginación que sufren tanto los X-Men como el gueto. Este mismo track hubiera funcionado mucho mejor con un tema como Let My Niggaz Live de Wu-Tang Clan. El cierre es un placentero track que usa de base el RPG de culto Earthbound junto con Mos Def & Talib Kweli, y resulta encantador, y una gran conclusión para un gran disco.

Super Nintendo Sega Genesis es un trabajo mitad nostalgia y mitad talento, con clásicos de dos mundos dispares que se combinan a veces con mayor o menor éxito. El disco tiene muchas grandes canciones, pero al ser tan dispares los samples, el estilo no es cohesivo y se puede hacer más jodido escucharlo de un tirón que sus trabajos anteriores. O si uno disfruta de la variedad, quizás sea mejor así, pero de nuevo, está en cada uno. En lo personal, es interesante ver a Team Teamwork expandiendo y no simplemente repitiendo el mismo truco, pero la solidez se hace extrañar un poco. Ah, y además, ¿dónde están Raekwon y Chrono Trigger?

Link de descarga: Página oficial de Team Teamwork (Sí, el disco es gratis)

Rating: 7.3/10

-Federico Lo Giudice

PS y chivo: hice también un review de este disco para la otra web donde laburo, Walyou. Están invitados a leerlo.

Mogwai son unos bichos raros. No son la banda preferida de nadie, ¿o sí? Pero todos los conocen, ¿o no? ¿Tienen discos excelentes? Sí. ¿Y discos aburridos, que no van a ningún lado? También. Constantemente entre el límite, jugando entre si son leyendas o no, la banda que ya tiene 6 discos en su haber, entregó este febrero del 2011 su séptimo trabajo. Y siendo que el consenso marca que prácticamente lanzan un buen disco/un disco mediocre/repeat ad infinitum, este tendría que ser “uno bueno”. Ok, la buena noticias es que el patrón se mantiene.

Mogwai está cada vez más popero desde Mr. Beast, más texturado, y confiando menos en el simple uso de la dinámica y variación de climas para que el disco se mueva. Funcionó bien en Mr. Beast, no tanto en The Hawk is Howling. Hardcore Will Never Die But You Will sigue un poco esa dirección, con el bajo llevando las melodías, y algo de espacio para teclados, y muchos climas.

Las guitarras en general están más bien ausentes, y no se los escucha estallar en canciones tipo “Like Herod” o “My Father My King”, pero, honestamente, ¿a quién le importa? Eso ya lo hicieron, Mogwai están en otra. Esta vez, con distorsiones suaves, aportan texturas y climas sobre los que los sintetizadores pasan al frente llevando melodías. Lo genial es que los muchachos puedan hacer canciones igual de intensas que siempre, y cuando se los escucha más guitarreros como en el single “Rano Pano”, no desentona con el resto del disco.

Hablando de Rano Pano, honestamente, es uno de los mejores temas que Mogwai haya hecho hasta ahora. No porque sí lo eligieron como un single de distribución gratuita para que la gente escuche cuál es la onda del disco. Funciona bárbaro: parece un tema de The Cure, pero como es instrumental, nadie tiene que pelearse para ver si Robert Smith es un genio y el mejor poeta de la historia, o un emo idiota. Dicho de otro modo, si oís este disco, simplemente te vas a sentir bien.

El disco, homogéneo y parejo, se encuentra muy por encima de Hawk Is Howling que sonaba por momentos a b-sides e intento de repetir los logros de Mr. Beast. Estas canciones duran en general 5 minutos, y no te tienen con vueltas: son super accesibles y vas a mover los pies desde el primer tema hasta el último, porque Mogwai se encontraron con una serie de melodías que todas tienen onda. Se le puede criticar al disco que le hacen falta más temas realmente memorables, y que “homogéneo” o “suficiente” no basta, pero te va a costar encontrarle algo mal al disco. Mogwai simplemente vinieron a tu casa, tocaron 10 canciones, y todo estuvo bien con el universo.

Link de descarga: Freakshare

Rating: 7.6/10

-Federico Lo Giudice

El disco empieza con Farewell, Mona Lisa. Qué, ¿esperabas una introducción para este artículo? Me extraña, estamos hablando de TDEP. La banda se lanza encima tuyo sin tiempo para sutilezas como introducciones, presentaciones, o como para contarte que este sucesor del genia Ire Works de hace unos años definitivamente está a la altura. ¿Por donde iba? Ah, sí, el disco empieza con Farewell, Mona Lisa. Y este primer párrafo debería ser indicación suficiente de cómo sigue el resto del disco: impredecible, saltando de una cosa a otra, como si nada.

Option Paralysis se siente bastante más sólido que Ire Works, con menos interludios, y ahondando un poco en todas las cosas que hicieron de Ire Works un clásico moderno. Lo que sí, uno no puede evitar menos potencial de single, pero a quién le importa eso cuando se habla de Dillinger Escape Plan, el fan sabe qué viene a buscar, y TDEP sabe cómo entregarlo.

El hilo conductor del disco son las dinámicas, y los pasos de sorprendentemente pesado a ritmos jazzeados o que se acercan a la electrónica. Las canciones parecen compuestas de diferentes pedazos de otras canciones que el grupo, en su proficiencia con sus respectivos instrumentos engancha con maestría, al punto de que no se siente como un disco de mash-ups o el último de Metallica, sino un trabajo con propósito y una idea: si el disco suena así es porque TDEP así lo decidió.

Aún así, es sorprendente escuchar cuando la banda baja los decibeles y tempo (chequear “Widower”, que es incluso reminiscente a retrovertigo, el clásico de Mr. Bungle), porque es ahí cuando alcanza la máxima intensidad. Greg Puciato, vocalista de la banda controla los climas con la naturalidad de un frontman capaz de suceder a Patton con éxito, y hace difícil tanto para el oyente casual como para el fan desentenderse de la banda. Los pasajes melódicos son apasionados, y los gritos genuinos, como debería sonar siempre la música pesada.

Nuevamente, este es un genial disco de TDEP. Que tenga pocas canciones lo hace intenso, y brutal, aunque quizás un poco repetitivo. No es que las canciones se parezcan a otras, cada riff es único y memorable, pero es complicado encontrar variedad en las emociones y, por contradictorio que suene, la banda se encasilla en esta mezcla, para bien o para mal. Si bien faltan algo de los momentos cuasi-pop de Ire Works, este es un disco sólido y digno sucesor del clásico de la década pasada, que nos demuestra que a los muchachos les queda inspiración para rato.

Rating: 8.2/10

Link de descarga: Mediafire

-Federico Lo Giudice