Skip navigation

Tag Archives: noise pop

Mogwai son unos bichos raros. No son la banda preferida de nadie, ¿o sí? Pero todos los conocen, ¿o no? ¿Tienen discos excelentes? Sí. ¿Y discos aburridos, que no van a ningún lado? También. Constantemente entre el límite, jugando entre si son leyendas o no, la banda que ya tiene 6 discos en su haber, entregó este febrero del 2011 su séptimo trabajo. Y siendo que el consenso marca que prácticamente lanzan un buen disco/un disco mediocre/repeat ad infinitum, este tendría que ser “uno bueno”. Ok, la buena noticias es que el patrón se mantiene.

Mogwai está cada vez más popero desde Mr. Beast, más texturado, y confiando menos en el simple uso de la dinámica y variación de climas para que el disco se mueva. Funcionó bien en Mr. Beast, no tanto en The Hawk is Howling. Hardcore Will Never Die But You Will sigue un poco esa dirección, con el bajo llevando las melodías, y algo de espacio para teclados, y muchos climas.

Las guitarras en general están más bien ausentes, y no se los escucha estallar en canciones tipo “Like Herod” o “My Father My King”, pero, honestamente, ¿a quién le importa? Eso ya lo hicieron, Mogwai están en otra. Esta vez, con distorsiones suaves, aportan texturas y climas sobre los que los sintetizadores pasan al frente llevando melodías. Lo genial es que los muchachos puedan hacer canciones igual de intensas que siempre, y cuando se los escucha más guitarreros como en el single “Rano Pano”, no desentona con el resto del disco.

Hablando de Rano Pano, honestamente, es uno de los mejores temas que Mogwai haya hecho hasta ahora. No porque sí lo eligieron como un single de distribución gratuita para que la gente escuche cuál es la onda del disco. Funciona bárbaro: parece un tema de The Cure, pero como es instrumental, nadie tiene que pelearse para ver si Robert Smith es un genio y el mejor poeta de la historia, o un emo idiota. Dicho de otro modo, si oís este disco, simplemente te vas a sentir bien.

El disco, homogéneo y parejo, se encuentra muy por encima de Hawk Is Howling que sonaba por momentos a b-sides e intento de repetir los logros de Mr. Beast. Estas canciones duran en general 5 minutos, y no te tienen con vueltas: son super accesibles y vas a mover los pies desde el primer tema hasta el último, porque Mogwai se encontraron con una serie de melodías que todas tienen onda. Se le puede criticar al disco que le hacen falta más temas realmente memorables, y que “homogéneo” o “suficiente” no basta, pero te va a costar encontrarle algo mal al disco. Mogwai simplemente vinieron a tu casa, tocaron 10 canciones, y todo estuvo bien con el universo.

Link de descarga: Freakshare

Rating: 7.6/10

-Federico Lo Giudice

Anuncios

dinosaur-jr-farm-album-artUna de las tantas bandas que estaba frenada, y gracias a la era de la internet recuperó impulso al punto de decidir reformarse es la clásica alt-rocker Dinosaur Jr. Los fans de la banda no podían dejar de sentir que se la había tratado de modo injusto por el poco reconocimiento a nivel ventas y creativo, ya que junto con Sonic Youth y The Pixies, quizás forman la santa trinidad de las influencias para las bandas que después terminarían encasilladas como “grunge”.

Tras casi 10 años de silencio, la banda había regresado en el 2007 con su decente “Beyond”, y ahora intenta repetir la jugada con su más reciente “Farm”. En un extraño caso de retro-alimentación, Farm suena moderno y actual como una banda de formación reciente, y entrega ese rock de los  ’80- ’90 actualizado para Ipods. Hay guitarras arpegiando, solos, y una extraña calma y optimismo que recorre al album por cada acorde. El disco no presenta novedades, pero es efectivo y exactamente lo que alguien quiere escuchar a la hora de pensar en Dinosaur Jr.

Las canciones más interesantes son donde la banda destila más energía y guitarras, como en el opener “pieces” (con la voz semi-distorsionada), “Friends” o “I want you to know”, dignas de un debút por lo frescas que suenan. A la banda se la escucha cómoda y los ganchos parecen llegar de modo natural, con seguridad en la entrega. Los solos, lejos de ser estereotipos hard-rockeros se cruzan naturalmente como parte fundamental de la canción. También son buenísimos los juegos de armonías vocales como los de “Your weather” o “Imagination Blind” que aportan momentos ideales para cantar.

Cuando la banda cae en la tentación de las baladitas, por suerte no son melosas al estilo power-ballad sino honestas entregas que no tienen demasiado que ver con los clichés. Gran ejemplos de esto son “Said the People” o “Plans”, con una calma que no tiene nada que ver con el romance y el azucar, sino tracks que siguen siendo rock noventoso, pero, de nuevo, sorprende lo fresca que suena la banda cuando se la compara con otros “regresos”. Dinosaur Jr. entiende sus fortalezas y son buenos tomando decisiones efectivas.

El album muchas veces peca de tener ese ambiente a “reunión de amigos”, por lo que la innovación no está realmente a la orden del día. Es un disco bastante seguro, pero recubierto de la personalidad de Dinosaur Jr. por todos lados. Si uno no es fan del trabajo viejo de Dinosaur Jr., dificilmente vaya a sorprenderse con este nuevo trabajo, pero para aquellos que disfrutaron desde siempre con la banda, este album provee justo eso que buscan. Para bien o para mal, Dinosaur Jr. están de vuelta haciendo lo que ellos saben.

Link de descarga:
Mediafire, parte 1
Mediafire, parte 2
Pass: musicaparaepigrafes
Rating Total: 7,6/10

-Federico Lo Giudice

cover-74theeternal2009Pocas cosas son tan jodidas como hacerle una introducción a Sonic Youth al que no los conoce. Hay que mencionar que son los creadores de algunos de los mejores discos de los ’80 y ’90 (’00 podemos discutirlo después de este review), apadrinadores de escenas, y básicamente, los responsables de que el indie hoy tenga la forma que tiene. Por eso vamos a evitar alargar intros e ir a lo que interesa.

The Eternal, el esperadísimo nuevo trabajo de SY, supuestamente iba a devoler a la banda a las composiciones más energizadas (incluso algunos trazaron paralelismos con The Melvins), y si bien, algo de eso hay, no esperen escuchar algo como “Silver Rocket” o “The Sprawl”. Eso sí, sorpresa, este es el mejor album que los neoyorkinos lanzan desde Goo de 1990, con algunas composiciones brillantes, y algunas de las capas de noise más melódicas que la banda haya logrado hasta ahora.

El disco abre con la potente “Sacred Trickster”, una bomba atómica de dos minutos donde los acordes más potentes hacen inevitable sacudir la cabeza. Kim Gordon destila onda en todo el tema y pone de ánimo para el resto del disco. “Anti Orgasm”, el segundo track, es una de las composiciones más sexys (¡sí! ¡Dije “sexy”!) que la banda haya logrado, con Moore y Gordon intercambiando lineas en todo el tema. “Leaky Lifeboat”, el tercer tema, recuerda un poco más a la etapa Sonic Nurse que a los albumes de los 90, pero sigue sin estar mal, y los ganchos son muy copados. No tan efectiva es el track siguiente, “Antenna”, donde la banda se deja llevar en una baladita noise-pop, que no está mal, pero está lejos de ser lo más interesante del disco.

A partir de acá, el disco se transforma, y practicamente deja de haber canciones de 6 minutos, y la duración empieza a promediar los 4. “What we know” recuerda al mejor Sonic Youth de Sister (esa batería podría haber sido un puente en Shcyzophrenia) y sus coros a la clásica “mote”. “Calming the Snake” tiene una onda hindú en la percusión que la hace encantadora, y la disonancia de las guitarras y la voz de Kim la vuelven imparable. La banda no da piedad y vuelve a arremeter con “Poison Arrow”, donde Gordon y Moore vuelven a intercambiar lineas en los coros. Muy pegadiza. El siguiente track, “Malibu Gas Station” pone a la banda en modo post-pop (si me aceptan el termino, fusion de post-rock y pop) y termina alcanzando niveles de intensidad demoledores.

“Thunderclap for Bobby Pyn” es una bendición para aquellos que no puedan superar lo buena que es la voz de Moore. En este tema lo escuchamos logrando algunas de las lineas más gancheras de su carrera. Del mismo modo, pero sonando un poco más cansada, “No Way” está bastante linda, pero no termina de convencer. Mucho más onda tiene “Walking Blue”, cruza de balada guitarrera hippie con rítmicas entrecortadas. Impresionante lo bien que funciona, y como se pegan esas líneas de guitarra que atraviesan al tema hasta terminar en una coda guitarrera digna de Daydream Nation. Simpatiquisima.

El track final, de aproximadamente 9  minutos de duración pone a la banda en su modo más calmo, con Kim entonando algunas melodías de las que cualquiera se sorprendería, y la banda practicamente bordea el territorio del shoegaze. La canción va aumentando en intensidad hasta alcanzar un climax que la devuelve de inmediato al mejor pop de Sonic Youth ’00 (marca registrada). Sobre esta base la banda se desvanece dejando al oyente, inevitablemente con una sonrisa, convencido de que Sonic Youth lo hizo de nuevo, y te entrego una hora y pico de buena energía.

Atención con este disco, si bien no cumple las promesas de la banda brutal y arrasadora que quisieron hacernos creer, todos sabemos que Sonic Youth, hoy por hoy, tienen más de Sonic que de Youth, por eso es buenísimo escucharlos haciendo temas que les funcionan tan bien. Este disco simplemente es buenisimo conjugando distintas partes de la carrera de la banda, dandole algo a cada tipo de oyente, y es un candidato firme a disco del año.

Link de descarga:
Parte 1 en Mediafire
Parte 2 en Mediafire
Rating total: 8/10

UPDATE: Salen protegidos por contraseña porque si no, MediaFire los borra. El password es “elfodidit”. Happy listening.

-Federico Lo Giudice